La insoportable levedad del deber ser

Sin título

A veces es difícil tomar decisiones, hasta cuando son malas. Nos quedamos en blanco. Intentamos escuchar a todo el mundo, especialmente a aquellos que sabemos que nos quieren. Hacemos listas de pros y contras. Ordenamos argumentos.

Y nos bloqueamos.

Se llama ‘parálisis por análisis‘. Es un estancamiento provocado por la indecisión e influido por nuestro afán de perfeccionismo (el que lo tenga). Nos abruman las opciones, los métodos, las posibilidades, y nos sorprendemos inmóviles y sin capacidad de reacción durante demasiado tiempo.

A veces sí reaccionamos.

Profesionalmente se ha presentado ante mí un regalo y ahí no cabe ningún tipo de atasco, ni atisbo de duda. Si hay que irse, una se va; ya lo he hecho antes. Pero esta vez las maletas pesaban un poco más.

Estoy en franca rebelión contra el tiempo y el espacio. Me encomiendo a las tarifas más baratas del AVE y a las cuatro horas de bus entre A y B. Exprimo la tarifa plana.

En cuerpo me he venido a orillas del Ebro, pero en alma…

Yendo y viniendo

Yendo y viniendo

Que tres meses no son nada, que esto es una gran oportunidad para mi carrera -lo que quede de ella-, que al fin y al cabo juego en casa, que vengo a por todas… Eso lo tengo claro, lo asumo; soy perfectamente consciente.

Y de que no es lo mismo darle los buenos días a unos que a otro, también.

Qué le vamos a hacer.

Al final va a resultar que soy una blanda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s