Tus 27 amarillos

Me acuerdo de cuando cumpliste los 27 años casi tan nítidamente como de cuando soplaste seis, nueve, diez, 18 velas. 22. 25.

Tuve la suerte de compartir contigo muchas horas de clase, con sus recreos, con sus deberes. Apuntes. Exámenes. Historia elemental. Lenguas muertas.

Nos hemos visto en despertares más y menos lúcidos, en el campo, en la ciudad, en furgonetas y en garajes gélidos.

Guardo un rosario de desvelos por tí, por mí y por todos esos compañeros que pocas veces estaban a la altura de las expectativas, aunque alguno hubo.

Desenredamos tensiones que parecían de telenovela. A veces protagonistas, y a veces figurantes, pero siempre con final feliz.

Dejamos que la distancia creciera demasiado algunas veces, pero sé que me perdonaste cada paréntesis, como yo los tuyos.

Atesoro las confesiones a susurros y en voz alta, incluso en clave, alojadas donde sé que puedo usarlas cuando arrecia el frío.

Ésta es una de mis (nuestras) fotos preferidas...

Ésta es una de mis (nuestras) fotos preferidas…

Tengo una nota escrita por tí, una tarde fría de Septiembre, en 2002, en la que me decías que no cambiase, que contase siempre contigo y que me querías. La descubrí hace diez o doce meses en una carpeta y ahora me gusta tenerla cerca de mí.

Van a hacer dos años desde que ya no estás y no me hago a la idea.

No sé si a esto cabe acostumbrarse.

Anuncios

2 Respuestas a “Tus 27 amarillos

  1. Pingback: ‘Amy’, crónica de un derrumbe televisado | Quince Días Hábiles·

  2. Pingback: Mi trampa para pulpos | Quince Días Hábiles·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s