Le temps détruit tout

Las palabras que no dices.

Ésas son las que más importan.

Te definen. Te esclavizan. Te construyen. Te consumen.

Y quien te conoce las escucha aunque no las pronuncies.

Escritura automática para conocernos mejor

Escritura automática para conocernos mejor

Me gustan los sobreentendidos porque lo hacen todo más sencillo y mucho más llevadero. Hay asuntos sobre los que cuesta mucho hablar. Explicar qué te ha hecho daño, o qué te da miedo, o por qué no puedo seguir adelante si tú no estás conmigo: todo eso es muy difícil.

Hay sentimientos que son tan poderosos que no se pueden explicar. Nunca se me ha dado bien verbalizar esas cosas, y por eso soy devota de los silencios incómodos: son el mal menor comparado con las palabras a bocajarro.

Qué puntería tienen algunos.

Pero aunque hay muy buenos francotiradores, algunos somos supervivientes natos. No nos conformamos, aunque hagamos ver que sí. A veces nos sentimos derrotados, pero sabemos que somos ganadores. Que somos buenos: buenos en el más amplio sentido de la palabra.

Desde niños nos enseñan que a la  gente buena le pasan cosas buenas, y te esfuerzas por convertirte en alguien al que merezca la pena respetar, incluso querer. Intentas actuar de manera que el sueño nunca tarde demasiado en venir a tí cada noche.

Sonríes cuando te apuñalan. Bromeas cuando lo has perdido todo.

Crees que puedes salvar a alguien de sus malas decisiones, y quizá de paso sentirte a salvo tú también.

Le Temps Détruit Tout

Le Temps Détruit Tout

Vas creciendo y el axioma de la bondad recíproca entre tus actos y la vida se oxida, se corroe, y te genera una pequeña arritmia que puede convertirse en un aleteo perpetuo de duda. Es un “¿qué he hecho mal?” que te acompaña en cada latido.

A veces nos damos cuenta de los errores. Yo lo hago casi siempre. Sin embargo, en otras ocasiones me quedo atrapada en una cronología de palabras, acciones y consecuencias y no consigo entender qué he hecho mal. Es una sensación desconcertante, que desanima, pero te empuja a seguir avanzando. Quizá el próximo episodio arroje luz sobre el devenir de las cosas y sea más sencillo repartir las cargas.

No siempre es mía toda la culpa. A veces .

Pero soy una superviviente. Ya os daréis cuenta, aunque a lo mejor entonces esa fuerza ya no nos sirva de nada.

Le Temps Détruit Tout. 

También a nosotros.

Anuncios

2 Respuestas a “Le temps détruit tout

  1. Llevo cuatro intentos para empezar este comentario y no encuentro las palabras para expresar lo mucho que me siento identificada con cada palabra que has escrito.

    Te lanzo un gracias, un guiño y un abrazo 😉

    *por cierto, tengo muchas entradas tuyas por leer para ponerme al día ^_^ mañana me pongo a ello*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s